Nuestra Empresa

Todo comienza en el año de 1990 cuando a Ester se le ocurre la idea de hacer quesos; ella y su hermana Noris se habían quedado sin trabajo luego de que en la fabrica en la que trabajaban junto a sus esposos, les dijeran que ya no había más oportunidad, la fabrica entraría en un proceso de reducción de trabajadores y hasta ese momento todo parecía estar terminado. Pero no fue para Ester quien vio la oportunidad de empezar a hacer realidad el sueño que tenia de ser dueña de su propio negocio. Así le había pedido a Dios luego de que se le habla cumplido el deseo de llegar a los Estados Unidos viniendo desde su país natal El Salvador.



Iniciaron comprando siete galones de leche en la bodega de la esquina de la casa en donde Vivian en el town de Westbury en el estado de Nueva York. Noris era la encargada de producir y darle el sabor exquisito el cual habla aprendido en la hacienda de sus padres, y Ester se encargaba de venderlos; las primeras ventas las hizo de casa en casa entre amigas y conocidos luego ya se atrevió a entrar en las bodegas vendiéndole a una bodega en Westbury una lata de 18 libras de quesos y les fue ampliando el volumen de ventas convirtiéndose entonces en un negocio que prometía ser de bendición. Así fue como poco después se unieron Gumercindo y Vicente quienes dejaron sus empleos para trabajar en la empresa que estaba creciendo y requería de su apoyo inmediato.

A su principio se llamo Quesos La Vaquita, pero al enterarse que ya existía una empresa con ese nombre prefirieron cambiarle por el de fabrica de Quesos “La Ricura”, nombre que Ester sugirió ponerle después de haber lo visto en una paletita en una bodega de Hempstead en la Main 81.Entregaban inicialmente en una van Toyota que todavía conservan y la cual se encuentra estacionada en los patios de la fabrica en Hicksville actualmente y es parte de los recuerdos de aquellos tiempos de inicio. Después adquirieron otro vehículo y después otro y así fueron creciendo en la cobertura y distribución.Vicente Sirias y Gumercindo Cruz se encargaban de repartir el producto; inicialmente no fue nada fácil, ya que no había tantas bodegas hispanas como las hay hoy en día; la mayoría eran americanas y no querían quesos hispanos. La venta se complicaba porque no había la experiencia en las bodegas hispanas en la venta de un queso hispano, no estaban acostumbradas a vender este tipo de producto. Tuvieron que dejarlo a consignación y esperar a que la gente los comprara; así comenzaron a crear clientela y a ampliar la cobertura. Al principio atendían Nueva York pero también fueron abriendo mercado en Boston, Atlanta y Norte de Carolina.Para transportar el queso utilizaban neveras con hielo. Primero tomaban el pedido y luego se hacían las entregas. Uno de los mas grandes obstáculos que encontraron en el camino del desarrollo de la empresa fue los tramites de registracion y licencias para la producción de los quesos, pero providencialmente el mismo inspector del town que los exigía fue el que les guió para conseguir tener todo en regla y seguir produciendo ya con nuevas fuerzas.

Todo esto permitió moverse ya a un local un poco mas adecuado para la fabricación de los productos, una pequeña planta que estaba ubicada en Plainview Nueva York; transcurría ya el año de 1993.En la planta de Plainview se producían unas ocho mil libras de quesos a la semana, inicialmente adquirieron una pasteurizadora pero la mayor parte del proceso seguía siendo artesanal. 

Allá en la planta de Plainview se comenzó ya a crecer en personal y en maquinaria. Para el 2001 ya contaban con cuarenta personas en la planta y un mercado ya mas sólido con los productos bien posicionados; esto les da confianza para adquirir prestamos y decidir invertir en lo que seria la nueva planta. La materia prima la compraban al principio en galones que adquirían en el supermercado; alrededor de 100 galones de leche.Después como creciera el volumen de la demanda compraban bolsas de seis galones y posteriormente empezaron a comprar ya pipas de cuatro mil galones. Hoy en la las pipas que la fabrica compra a los proveedores son de diez mil galones de leche.En el 2001 se mueve la fabrica para la planta ubicada en Hicksville Nueva York, con un área de 47 mil pies y 110 personas laborando en los diferentes departamentos. La maquinaria es total mente de avanzada y las instalaciones son de primera. El proceso productivo es excelente y el control de calidad es de nivel superior.

La cobertura comercial se ha extendido a mas de doce estados en los Estados Unidos y también a Canada.Los cuatro fundadores y propietarios de la fabrica, concuerdan en afirmar que el crecimiento que la empresa ha tenido se debe a la bendición que Dios les ha dado y a la fidelidad de ellos para con El.Los diezmos y las ofrenda son las herramientas que le han dado la fortaleza económica a la compañía ya que como lo afirma Ester Alvarado “Dios nos ha probado para saber que tanto El nos puede dar. Nosotros no solo le damos al Señor el diezmo que pide y que es de El sino que le damos mas. Un día yo le dije “Señor pruebame”, dame las bendiciones que Tu quieras y veras que no me duele darte el diezmo, y el Señor ha desbordado como un gran rio las bendiciones porque crece y crece y esto es una gran satisfacción”.